Qué hacer con las notificaciones

Duración: 15 minutos|Dificultad: Media

En el entorno del correo electrónico, una notificación te avisa de que te ha llegado un nuevo correo. Las notificaciones pueden ser de varios tipos:

  • Sonora
  • Con vibración
  • Visual (como el típico globo que te dice cuántos correos sin leer tienes en tu bandeja de entrada)

Además de las notificaciones estándar, también es posible que se te recuerde de otras maneras que tienes un correo sin leer. Puede ser, por ejemplo, que un compañero te avise por Whatsapp de que te mandó un correo. (Por cierto, una señal de que o tú o él no confían demasiado en la gestión del correo)

El objetivo de cualquiera de estas notificaciones es interrumpirte en un proceso para que vayas, cuanto antes, a mirar el correo. Quizá esta afirmación te sorprenda. Pero piénsalo. Si tuvieses la costumbre de mirar el correo periódicamente, no haría falta ninguna notificación.

¿Cuál es el problema de las interrupciones? Que rompen tu flujo de trabajo. No solo te impiden trabajar concentrado, sino que además, te hacen perder un tiempo enorme cuando finalmente decides volver a lo que estabas haciendo.

Además, estar saltando de una actividad a otra (la famosa multitarea) baja la calidad de tus acciones.

¿Lo sabías?

– Según algunos estudios, en promedio, un trabajador es interrumpido cada 3 minutos y 5 segundos.
– Una investigación de la Universidad de California demostró que se necesitan 23 minutos o más para volver a concentrarse después de una interrupción. Incluso si la interrupción fue de solo 5 minutos, estaría perdiendo 28 minutos de productividad. 

¿Solución? Desactiva TODAS las notificaciones de todas las aplicaciones de correo electrónico que tengas.

Quizá pienses: “Y entonces, ¿cómo me entero de que me han enviado un email?”

No hay problema. Decide cuántas veces vas a revisar el correo, y qué días lo harás. Un enfoque mínimo sería mirar todas tus bandejas de entrada, de lunes a viernes, a las 11 de la mañana. (Es un ejemplo)

No te preocupes si tienes más de una cuenta de correo electrónico. En una próxima lección arreglaremos eso. Por ahora, solo desactiva las notificaciones y decide cuándo mirarás el correo. Por el momento, básate en la cuenta de correo donde más correos recibes, y piensa cada cuánto tiempo deberías estar al tanto de ella.

Para no olvidarte de revisar el correo, lo ideal sería colocar bloques de tiempo en tu calendario digital y generar una rutina. Si no tienes la costumbre de revisar tu calendario, por si acaso, puedes activar una notificación en esos bloques de tiempo, o bien usar alarmas periódicas en el móvil.

EJERCICIO 1: Desactiva las notificaciones de todas las cuentas de correo que tengas. Recuerda hacerlo en todos tus dispositivos (ordenador, tablet, móvil…). Ten en cuenta las notificaciones visuales, como los globos.

EJERCICIO 2: Decide cuándo revisarás tus bandejas de entrada y coloca un bloque en el calendario o una alarma recurrente en tu móvil.

¿Qué conseguimos con esta manera de revisar el correo? Principalmente 3 cosas:

  1. En primer lugar, eliminamos una de las mayores fuentes de distracción de los trabajos modernos.
  2. En segundo lugar, mejoramos la calidad de nuestro tiempo, evitando la multitarea, y enfocándonos en lo que estemos haciendo, sea una tarea cualquiera, o sea revisar nuestra bandeja de entrada.
  3. Nos aseguramos de no perder ningún correo importante.

En la siguiente lección vamos a simplificar este proceso usando las mínimas bandejas de entrada posibles (idealmente, una).

Volver a: Cómo domar al correo electrónico > Poniendo en su sitio al correo electrónico