Newsletter y correo basura

Duración: 10 minutos

Hablemos del spam (spam, spam, spam).

Según algunos cálculos (como el de la empresa de ciberseguridad Cisco), el correo basura, también llamado spam, suma el 85% de todos los correos electrónicos que se envían.

¿Lo sabías?

Se cree que el primer envío de correos spam fue en 1978, cuando Gary Thuerk, director de Marketing en Digital Equipment Corporation, utilizó Arpanet para enviar un correo de promoción a 393 personas.

La palabra “spam” viene de una marca de carne enlatada muy conocida en los Estados Unidos, que los familiares de los soldados de la segunda guerra mundial les enviaban. El término se popularizó en un show de los Monty Python. Puedes ver el video aquí: https://www.youtube.com/watch?v=zLih-WQwBSc

Las newsletter

El correo publicitario es molesto, invasivo, pero sobre todo, te hace perder mucho mucho tiempo. Además del correo publicitario no solicitado, también hay que añadir las newsletter. Muchas páginas web insisten en que te suscribas a ellas. En ocasiones, te regalan algo si lo haces. Los trucos para que les des su correo son diversos y en ocasiones, muy originales.

Por ejemplo, te pueden ofrecer un estudio, análisis o auditoría gratuita. Claro, siempre que les des el correo para que te la manden. Otras veces te aseguran contenido de alto valor que te mandarán periódicamente a tu correo. La pregunta es, si es de valor, ¿por qué no lo pones en tus contenidos? La respuesta es obvia. Quieren tu email para hacerte ofertas aunque nunca más vuelvas a pisar su web. Normalmente, una vez que tienen tu correo electrónico, recibirás una serie de emails. No pienses que hay nadie detrás escribiendo eso. Está totalmente automatizado. Al principio puede ser una breve historia de su vida, recursos interesantes, y… de pronto, un día, una oferta. A este tipo de estrategias se les llama en el entorno del marketing online funnelizar. Funnel en inglés es embudo. ¿Adivinas quién va cayendo por el embudo hasta llegar a comprar algo? Sí. Eres tú. O al menos, eso quieren muchos creadores de contenido.

Pero, ¡para un momento! Y entonces… ¿cómo me entero si una web publica algo interesante?

Una opción muy efectiva es usar un gestor de feeds (también llamado “lector de rss”). Las páginas web tienen un código que indica cuándo han publicado algo nuevo. Un gestor de feed te permite suscribirte a cualquier web, y te avisa de los nuevos contenidos. El gestor que yo uso es Feedly. No hay muchas opciones, pero si haces una búsqueda, encontrarás algunas aplicaciones más. Algunos lectores de feed te permiten incluso suscribirte a newsletter sin dar tu correo electrónico.

Por otro lado, siempre será mejor ser proactivos. En vez de esperar a que te manden algo, mejor haz una búsqueda con operadores avanzados en Google. Las respuestas que encontrarás se corresponderán con tus necesidades, cosa que no suele suceder al recibir newsletter.

*En el artículo de abajo puedes ver cómo usar operadores avanzados:

Ahora, ¿qué pasa con todas las suscripciones que ya tengo? A menos que sea algo de verdad muy valioso, cancélalas todas. Si te fijas, en las newsletter tienes, abajo del todo, en letra muy chiquitita (curioso), un enlace que pone algo así como “cancelar suscripción”. Hazlo. ¡Libérate!

Cómo evitar el correo basura

Mi consejo sobre para evitar el correo basura es simple. Evita siempre que puedas dar tu correo a nadie.

Claro, si has dado tu correo abiertamente, también tendrás un montón de correo todavía más basura, en otros idiomas, y con propuestas indecentes. La mayoría de gestores de correo mandan toda esa porquería directamente a la carpeta de spam. Allí permanece unos días y después se borra automáticamente. Perfecto. En ese caso, no hay que hacer nada más. (Gmail es bastante eficaz en hacer este tipo de “limpiezas”)

¿Y si no va a la carpeta de spam automáticamente? ¿Deberías crear una regla automática? ¿O mejor marcar ese correo manualmente como spam? Bueno, son opciones interesantes. Pero en este curso el objetivo es gastar el mínimo tiempo posible. Mi recomendación es que lo borres sin abrirlo. En realidad, es muy fácil detectar los correos basura. Borrarlos es la opción más rápida y sencilla. Normalmente, consiste en apretar una tecla del teclado, o hacer un gesto con el dedo.

EJERCICIO: Revisa tu correo, busca las newsletter que tienes en tu bandeja de entrada (o en otras carpetas si todavía no las has eliminado), y cancela todas las que puedas.

Volver a: Cómo domar al correo electrónico > Poniendo en su sitio al correo electrónico