Cómo leer más rápido

Lectura orgánica

No tienes acceso a esta lección
Por favor, inscríbete o accede para acceder al contenido del curso.

En la anterior lección nos centramos en técnicas para aumentar la velocidad. En esta lección hablaremos de la forma en la que leemos.

Hay muchos tipos de aprendizaje, y también muchos formatos.

  • Artículos de blogs, revistas y periódicos: cortos y específicos
  • Libros: extensos pero centrados en una temática
  • Papers científicos: normalmente no muy extensos, pero sí muy densos.
  • Podcasts, video, charlas…

No es lo mismo el tipo de formato que escojas para aprender.

Durante un tiempo, aprendí mucho con libros. Pero necesitaba algo más específico que un libro, así que me suscribí a blogs especializados. Se me quedó corto, así que me suscribí a papers científicos. Entonces sentí que con los libros perdía tiempo. Como conducía, me puse a tope con eso de los podcasts. Leía posts y poco más. Rara vez veía videos. Ahora, que no conduzco tanto, leo libros otra vez y bastantes artículos de internet. (Resumen corto de mi forma de aprender durante mi vida)

Otro punto de inflexión es que, en el reto de la comunidad de octubre de 2021 me di cuenta que, si lees al menos 15 minutos todos los días, llega un momento que te sumerges en el libro y empieza a tener rentabilidad. Así que ahora, continuo con la costumbre de leer un mínimo de 15 minutos cada noche.

En la actualidad, mi forma de lectura es muy diferente de la que tenía hace unos años. Actualmente leo blogs, artículos científicos, y libros, casi todo, desde el móvil o el ordenador de sobremesa.

Algunos aprendizajes-consejos:

  • Si tienes huecos sueltos, lee artículos (no periódicos ni revistas; mejor ir a los autores).
  • Si puedes hacer multitarea efectiva, escucha todos los podcasts que te de tiempo.
  • Si puedes reservar un horario constante (15-30 minutos diarios), los libros te darán beneficios.
  • Si dedicas parte de tu trabajo a investigación, céntrate en búsquedas y suscripciones profesionales (mínimo 30 minutos para ponerte al día).

Claro, hay otros factores, como la edad, el tipo de trabajo, tu nivel de estrés y concentración.

Por ejemplo, un conocido autor se puso una regla: 100 páginas menos tu edad (si tienes 30 años y un libro no te ha cautivado hasta la página 70, deja de leerlo). De esa manera, a medida que envejeces, tienes que soportar cada vez menos libros de poca calidad.

La conclusión es que, lo que hoy es efectivo, mañana quizá no lo sea. No te aferres. Recuerda que el objetivo es aprender, y esto incluye elegir el qué, el cómo y el cuándo. Y por supuesto, esto implica no saturarse de información sin aplicar.

Ahora, centrémonos en la diferencia entre dos tipos de lectura: lineal y orgánica.

¿Qué es lectura lineal y qué es lectura orgánica?

Antes de nada, definamos bien qué es orgánico y qué es lineal

Aunque el diccionario de la Real Academia española es bastante “cerrado” en cuanto a la definición de orgánico, se entiende comúnmente que algo orgánico está relacionado con la vida, con sus procesos, muy frecuentemente, complejos y variados, aunque, en perfecta sincronía. 

Por otro lado, lineal es más sencillo de definir. Nos hace pensar en orden, en principio y fin, como una línea recta. Lo lineal está definido, es sencillo y fácil de seguir. 

A pesar de que nuestro cerebro se empeña en hacerlo todo lineal, la vida es muy distinta. Nos gusta mucho categorizar, y tomar datos, pero lo cierto es que las nubes, la lluvia, las relaciones personales y prácticamente todo lo que nos rodea se mueve de forma desorganizada, pero al mismo tiempo, en perfecta armonía. Si pudiéramos dibujar la vida, sería más un fractal que una línea recta. 

Las diferencias entre orgánico y lineal están claras. Solo nos falta aplicarlas a la lectura. 

¿Qué sería una lectura lineal?

La lectura lineal es en realidad la lectura estándar, la de “toda la vida”. Uno comienza a leer un libro por el principio, y continúa hasta que lo termina. 

Por eso, la mayoría de los libros tienen números de páginas, capítulos, secciones, apéndices, etc. 

Se presupone que uno lee un libro en el orden marcado por el autor, sobre todo si lo que leemos es una novela o algún tipo de historia. 

Además de esto, normalmente, leemos un solo libro. Cuando terminamos de leerlo, empezamos otro, y así sucesivamente. 

Una cosa más dentro de la lectura lineal. Muchos se marcan un tiempo definido para leer, ya sea todos los días, una o varias veces, o en un día específico. A veces se marcan propósitos como el de leer un libro a la semana, o al mes. 

¿Y qué sería lectura orgánica?

La lectura orgánica consistiría en saltarse la línea recta. No haría falta leer un libro de principio a fin, sino solamente una sección. Tampoco sería necesario leerlo en orden. Podríamos saltar entre capítulos o secciones a conveniencia. 

Tampoco nos limitaríamos a leer solamente un libro al mismo tiempo. En la lectura orgánica, puedes leer varios libros, 6 o 7 o los que te apetezca, al mismo tiempo. Puedes leer uno hoy, y otro mañana, abandonar el primero por un tiempo, o definitivamente

Por supuesto, aunque definiremos esto más adelante, en la lectura orgánica no hace falta marcarse metas como la de un libro al mes. 

Te dejo un video con un resumen de las diferencias entre lectura lineal y orgánica:

¿Por qué te interesa aprender a leer de forma orgánica?

Las nuevas tecnologías, la manera de aprender, y otros progresos en el campo de la redacción y la educación, hacen que la manera de leer esté cambiando. 

Las exigencias actuales en cuestión de tiempo y enfoque, obligan a muchos a leer rápido y encontrar la información que se necesita, obviando el resto. 

Por ejemplo, es muy probable que, ahora mismo, mientras estás leyendo estas líneas uses técnicas como skimming” (identificar rápidamente los conceptos, palabras clave, datos y fechas), “scannig” (lectura exploratoria para encontrar lo que necesitan), o la más famosa lectura en vertical. 

En un artículo digital hay enlaces a otras páginas web, fotografías ampliables, formularios rellenables y un sin fin de posibilidades que hacen que la lectura actual ya no consista en leer de principio a fin. 

Además, nuestro estado de ánimo, el tiempo disponible, las necesidades intelectuales, nuestro oficio o trabajo… todo esto cambia. Así que, ¿por qué no permitir que nuestra lectura se adapte?

3 métodos de lectura orgánica

Básicamente hay 3 métodos de lectura orgánica:

  1. Leer un libro en exclusiva hasta acabarlo
  2. Leer varios libros a la vez -hasta 7, según me apeteciera.
  3. Leer unos 5 libros a la vez, pero cada vez que comienzas un período de lectura, eliges el que más tiempo lleves sin abrir.

De los tres métodos, me quedo con el segundo. ¿Por qué?

Porque al final, terminas leyendo lo que tenga más calidad o lo que más te gusta. Si te cansas un poco, lees de otro libro. En promedio, lees más que de las otras maneras, porque siempre vas a tener ganas, si no de uno, de otro.

Además, con el segundo y tercer método he descartado algún libro. Siendo honrado, esto me ha costado mucho. Soy bastante cuadrículado, y no entraba en mis planes empezar un libro y no acabarlo. Ahora que ya me he acostumbrado, reconozco la efectividad del método. Al fin y al cabo, ¿para que sirve leer algo que no te aporta nada? Estás perdiendo el tiempo. 

La educación ha logrado que las personas aprendan a leer, pero es incapaz de señalar lo que vale la pena leer.

George Travelyan

Lo que sí puedo decir es que, desde que estoy leyendo de forma orgánica, disfruto mucho más que antes de la lectura. 

💡 ¿Lo sabías?

Algunos grandes lectores que prefieren los libros en papel, dejan libros por todos sitios: en el baño, en la cocina, en el dormitorio, en su coche, en el bolso… De esta manera, se aseguran de tener algo que leer en todo momento.

Aclaraciones sobre la lectura orgánica 

Para finalizar esta lección, me gustaría hacer algunas aclaraciones sobre este tipo de lectura:

Disponibilidad y variedad

Una cosa a tener en cuenta es la disponibilidad de diferentes opciones. Durante un tiempo, en casa usamos Nubico. Sin embargo, probablemente el mejor sistema para tener muchos libros es adquirir un Kindle, y suscribirte a Kindle unlimited. Con una cuota mensual, tendrás acceso a una variedad enorme de libros. Otra opción sería una biblioteca. Pero, si no tienes varios libros a la mano, la lectura orgánica se hará más difícil. 

Lecturas cronológicas

Otra cosa importante es que, en determinadas lecturas, como las que tenemos que hacer al cursar estudios, o al realizar algún tipo de curso, es difícil no leer en orden. Lo mismo pasa con novelas, historias, biografías, y demás. Por supuesto, siempre podrás saltar las secciones menos aplicativas si aún así, logras tus objetivos. Y también puedes aplicar el resto de conceptos de la lectura orgánica. 

Tiempos de lectura

En cuanto a los tiempos asignados para leer, creo que es preferible proponerse leer un tiempo determinado al día como mínimo, en vez de ponerse como meta un libro cada cierto tiempo. 

Hay libros más largos que otros. Unos son densos, mientras que otros se leen muy fácil. También hay libros que exigen más meditación, u otras técnicas de estudio y de repaso para recordar o aplicar lo leído. Por estos y otros motivos, creo que es más razonable no ponerse objetivos tipo leer un libro a la semana. 

¿Qué pasa si no cumples? ¿Y si acabas antes? ¿Te verás forzado a leer más rápido porque no llegas al objetivo? ¿Leerás sin ganas?

Dicho esto, evidentemente, es digno de elogio cualquiera que lee un libro a la semana, al mes, o incluso al año. Ya eso es mucho más que la mayoría. Además, a algunas personas les beneficia, y hasta necesitan ponerse metas concretas y medibles.

Una vez más, la conclusión es y debe ser, personal e intransferible. La idea es probar, aprender nuevas metodologías, disfrutar de la variedad, y, sobre todo, leer. 

🧰 Ejercicio: Prueba a leer varios libros al mismo tiempo durante al menos dos semanas. Descarta cualquier libro que no te llame la atención o que te aburra, y déjalo pendiente. Salta capítulos o secciones enteras de al menos un libro. Comienza un libro por el último capítulo, otro libro por el medio, y lee otro libro de forma aleatoria, por donde se abra.