Cómo retener la información más tiempo

Cómo atacar un libro

No tienes acceso a esta lección
Por favor, inscríbete o accede para acceder al contenido del curso.

En esta lección vamos a ver cómo deberíamos acercarnos a una lectura, de tal modo que preparemos la mente para retener la información.

Intenta imaginar un libro como un mapa del tesoro. Hay algo muy valioso que quieres encontrar. También quieres llevarte el tesoro y quedártelo para ti. Después puedes enseñarlo si quieres, o compartirlo (eso es otro tema). El caso es que, a diferencia de lo que mucha gente cree, encontrar tesoros de conocimiento en un libro no es sencillo.

Algunos son obvios, pero otros no. Con frecuencia, una persona lee un libro excelente, pero pasa el tiempo y no solo no es capaz de recordar nada de valor, sino lo que es peor, no ha aplicado nada de lo que leyó. Esto demuestra que encontrar el tesoro y quedártelo para ti, no es tan sencillo.

Otro problema más es que el libro no contiene un mapa del tesoro. Este lo tienes que elaborar tú. De hecho, cada persona encontrará tesoros distintos en cada libro. Vayamos más allá. La misma persona puede encontrar diferentes tesoros de un mismo libro al releerlo en un momento distinto de su vida.

De ahí la enorme importancia de elaborar el mapa. Bien, de momento tenemos esto:

  • El libro contiene tesoros de conocimiento (el libro es el territorio)
  • Para encontrar los tesoros, debes elaborar un mapa

A esta tarea de elaborar un mapa del tesoro, le llamé «atacar un libro». Diríamos que hay dos ataques distintos. Uno es el ataque al libro en sí, y otro al iniciar una sesión de lectura. El primero solo habrá que realizarlo una vez por libro. El segundo, mucho más ligero, será necesario para cada sesión de lectura.

Lo primero que haremos será parar y centrarnos.

💡 ¿Lo sabías?

No hay ningún animal, planta o ser vivo que pueda leer, a excepción de los humanos. De estos, más de 1.500 millones, no saben. Del resto, la gran mayoría no lo hacen. Sí… leer es un privilegio, por eso, ¡hazlo bien y disfrútalo! 

Focalización

La primera de las técnicas que nos harán ganar comprensión (y también algo de velocidad) es la focalización. El objetivo aquí es centrar la atención. Obviamente, esto es necesario siempre que vayamos a iniciar una lectura, y no solo al atacar inicialmente un libro.

Normalmente, cuando leemos algo, al mismo tiempo, nuestro cerebro es capaz de hacer otras cosas, oler, ver lo que hay en la mesa, oír sonidos… Por eso, cuanto más preparemos el entorno y cuanto más nos concentremos, más capacidad tendrá el cerebro para centrarse en lo que va a leer. La lectura debe hacerse sola, sin hacer nada más al mismo tiempo. Recuerda que buscamos una lectura comprensiva.

También es necesario tener en cuenta la iluminación. Lo ideal es, si leemos de izquierda a derecha, que la luz venga de la izquierda (por esto de la sombra, si lo hacemos al revés, el dedo, o la misma página nos haría sombra. Si es luz natural, mejor. Si no, lo ideal es una luz con color amarillo; evita las luces de led blancas.

Cuidado con la postura. Podemos leer sentados, pero no más de un tiempo, algo menos de una hora sería el límite. Después de ese tiempo, si tenemos que seguir leyendo, mejor levantarse, hacer otra cosa distinta, y volver a retomar la lectura.

*Una opción interesante es usar tiempos Pomodoro. Te explico más en este artículo.

💡 ¿Lo sabías?

Si hay una página web, blog, etc. que te interesa leer usando una lectura efectiva, puedes sencillamente poner el navegador en modo lectura (se te eliminan los anuncios y demás cosas superfluas), y después, imprimir en pdf. Ya está, ya tienes tu libro electrónico.

Otras ideas:

  • Mantén un entorno ordenado
  • Prepara un espacio para leer (un sillón cómodo puede ser ideal)
  • Cuida la ventilación
  • Usa inciensos para disfrutar de un olor agradable

Pelar la cebolla

Todos los libros están creados con diferentes capas. La más superficial es la portada, después vendrían las secciones, después los capítulos y finalmente los párrafos y líneas.

Recuerda que queremos definir un mapa del tesoro. Estos son algunos pasos básicos:

  • Mira el libro con atención (título, portada, contraportada). Si es un libro en papel, observa la calidad de los materiales, el olor, cómo pasan las páginas… siéntelo.
  • Céntrate en el índice (observa con atención cómo está distribuido el libro).

La técnica en «S»

A continuación, vamos a usar una técnica de lectura rápida que no vimos en el módulo anterior. Esta técnica aprovecha el campo periférico visual, y la técnica de la guía. No te la recomiendo para leer en sí, sino sobre todo para la parte que estamos viendo ahora: atacar el libro y crear tu mapa del tesoro.

Se trata de dibujar con el dedo una ese que abarque una página entera, empezando por la parte superior y terminando en la parte inferior. Nuestro ojo debe seguir al dedo. No hay que leer, sino simplemente ver palabras, frases, imágenes, titulillos, letras en negrita o bastardilla, etc. Dibujamos una ese, y pasamos la página hasta llegar al final del capítulo o sección de lo que vayamos a leer.

En libros en formato digital, podemos usar la técnica de la misma manera, solo teniendo cuidado de no tocar la pantalla para que no se generen acciones no deseadas, como que se pase la página antes de tiempo o se cierre el libro.

*La técnica en «S» también es útil al inicio de cada período de lectura. Antes de iniciar un libro, establecemos nuestro mapa del tesoro. Esto solo hay que hacerlo una sola vez. Después, en cada sesión de lectura, usamos la técnica para visualizar rápidamente el fragmento que leeremos.

Las preguntas

Ya tenemos la cebolla pelada y una ligera noción del contenido del libro. Nos queda elaborar el mapa del tesoro. En este momento, hay que hacerse preguntas:

  • ¿De qué trata este libro?
  • ¿Por qué voy a leer esto?
  • ¿Qué creo que puedo aprender?

Lo ideal sería escribir en un papel estas preguntas y las respuestas. Incluso hay quien elabora un mapa mental con ideas sobre lo que trata el libro. ¡Ojo! Todavía no ha empezado a leer, así que será un mapa mental de lo que creemos sobre el tema tratado en el libro. Posteriormente, iremos rellenando el mapa mental con lo que vayamos leyendo.

¡Ya tenemos el mapa del tesoro!

🧰 Ejercicio: Elige un libro y sigue los pasos que hemos visto para atacarlo.

1. Prepara el entorno y focalízate
2. «Pela la cebolla»
3. Haz una lectura en «ese»
4. Escribe las preguntas sugeridas y tus respuestas para ese libro

Aparentemente hemos perdido un montón de tiempo, sin embargo, es posible que hayamos ahorrado hasta un 90% de tiempo o más. ¿Por qué? Bueno, ¿tu eres de los que acostumbra a comerte todo lo que te ponen en el plato? Esta es una costumbre que viene de los tiempos en los que nuestros padres y abuelos pasaron hambre. Pero con la abundancia actual y la calidad de la comida, si eres de los que se termina lo que hay en el plato, probablemente engordarás. Sucede algo parecido con los libros. ¿Eres de los que empiezan un libro y tienen que leerlo todo hasta el final? Probablemente has leído más de la cuenta.

Al atacar un libro, es posible que veamos que en realidad, no nos interesa. También es posible que identifiquemos secciones que no nos aportan mucho.

Además, este enfoque inicial nos permitirá aplicar algo que vimos en el módulo anterior: adivinar un libro y leer muchísimo más rápido.

A continuación, veremos cómo tomar notas al leer. Un aspecto fundamental de la lectura comprensiva. ¡Vamos a ello!