Academia de DESARROLLO PERSONAL EfectiVida

Reduciendo objetos con Marie Kondo

Tabla de contenidos

Si eres de l@s que no sabes por donde empezar a reducir objetos, me gustaría irte dando trucos sacados del libro de Marie Kondo.

Empieza por la ropa

Primeramente se empieza por la ropa 👚👗👕👖 porque de nuestros objetos, la ropa por así decirlo es lo menos personal. No son objetos con el que tengamos un apego emocional. Así, empezando por la ropa, aprenderemos a canalizar esas emociones y estar decididos a la hora de quitar otros objetos con los que sí tengamos un apego sentimental.

🔸 Te propongo un 💪🏼 reto: ¿por qué no organizas un día en tu calendario para dedicarlo a esta tarea? ✏️📅

Aunque creas que es algo tedioso, e incluso al principio se te haga cuesta arriba, luego sentirás una sensación de liberación y cuando veas tu armario o vestidor te producirá paz y satisfacción cada vez que lo mires.

Toda; no dejes nada atrás

• Comienza sacando toda tu ropa. TODA.

Nada se puede quedar en el armario, ni en cualquier otro lugar de la casa. Lo mejor es poner una sábana en el piso e ir poniendo toda tu ropa ahí. Te sorprenderá cuánta tienes 😱

Una vez que la tengas toda fuera, tienes que ir cogiendo cada prenda y 🤔analizar: si realmente te gusta, si te encanta vértela puesta, si te hace sentir feliz cada vez que te la pones…

Incluso la ropa para estar en casa debe de hacerte sentir bien, olvídate de ropa desgastada o estropeada, eso no te hace sentir mejor.

Si no te hace sentir bien, ya sabes… ¡a la hoguera! (también puedes donarla o venderla, claro)

Me encantará saber si te apuntas al reto y cuales son tus logros 😉

➡️ Y en un próximo artículo te daré más consejos para una vez decidido qué ropa te quedas… cómo debes organizarla.


*Imagen de cabecera: TEENA COBB en Pixabay

Sobre el autor de esta entrada

Davi
¡Hola! Mi nombre es Davinia. Vivo en las Islas Canarias. Soy ama de casa, y además con niños. Siempre me ha preocupado mucho tener mi hogar limpio y ordenado, pero veía que para conseguirlo tenía que hacer constantemente maratones de limpieza y organización. Ahora, gracias a aplicar técnicas que funcionan, he logrado mi objetivo: una casa limpia y ordenada sin que se me vaya la vida en el intento.