Thank me

Thank you (Gracias)

Tabla de contenidos

Son muchos los que, a lo largo de la historia, se han percatado del poder de la gratitud.

Hace poco, escuchaba una entrevista, del podcast Mentor360, a un alemán afincado en Barcelona, llamado Marc Reklau. Él es un experto en hábitos, y ha escrito, entre otros, el libro “Poder de la gratitud: 7 ejercicios simples que van a cambiar tu vida a mejor”.

En la entrevista, explica un método muy sencillo: escribir todos los días 3 cosas por las que estás agradecido.

Hace ya un tiempo, leí otra reflexión que preguntaba: Imagina por un momento que un día despiertas por la mañana, y solo existen las cosas por las que estás agradecido, ¿cuántas existirían en tu mundo?

También lo dice el refranero: “Es de buen nacidos, ser agradecido”.

Son muchos los beneficios del agradecimiento. Y, además, como intenta decir el título (Thank me), cuando agradeces a los demás, en realidad, te haces un bien a ti mismo.

No vamos a enumerar aquí todas las razones para ser agradecido, pues el objetivo de estas entradas es, simplemente, reflexionar. Te animo a pensar en los tuyos, mientras hoy, te dejo mis “agradecimientos”:

Gracias por tu tiempo

Gracias por tu atención

Gracias, muchas gracias, por estar ahí

Estilo de vida

La curiosa relación entre mindfullness y capturar

Cuánto tiempo crees que puedes aguantar enfocado en tu respiración y sin que un pensamiento te distraiga? Si no lo has hecho nunca, prueba. Lo más probable es que dures tan solo unos segundos. ¿Por qué sucede esto? ¿Cómo puedes mejorar? ¿Y qué relación tiene el mindfullness con capturar?

Chófer y limusina
Reflexión

Tres historias de chóferes

Hace poco, la cuenta de Twitter un shofe (tu shofe)  me sugirió un tema (por cierto, imaginate el nombre de este usuario dicho con acento

Autobús antiguo
Psicología

La guagua mental

¿Qué sería lo más efectivo? ¿La mejor manera de hacerlo? Te pongo en situación: Imagina que eres el conductor de un bus, autocar (o guagua,

Sobre el autor

Jaír Amores
Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado; tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria, España. ¡Sí! ¡El paraíso! Desde muy chico, ya me atraía la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, automatizando tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor. Me sigue pasando, por cierto. Estoy convencido de que la efectividad y la productividad personal son fundamentales, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida. Porque, ¿de qué serviría mejorar si no nos hace más felices?