Sesgo de género

Letreros de un baño hombres mujeres

Tabla de contenidos


Un padre y su hijo viajan en coche. Tienen un accidente y el padre muere. Llevan al hijo a un hospital y llaman a una eminencia médica porque la operación es muy delicada. Cuando ve al muchacho dice. No puedo operar. Es mi hijo. ¿Cómo es posible? Este acertijo muestra uno de los sesgos más comunes. Pero… ¿qué es un sesgo? ¿cómo nos influye? ¿cómo evitarlo? Todo eso y más en este episodio de EfectiVida.

RESUMEN DEL AUDIO:

Respuesta al acertijo: (La eminencia médica es su madre)

Damos por sentado que una eminencia médica es un hombre. Y este es un ejemplo de cómo funciona el sesgo de género.

¿Por qué sucede? Películas, series, noticias, donde se suele ver a una eminencia médica como un hombre. También es una cuestión de estadísticas, probablemente.

¿Somos machistas por ello? No es correlativo. Puede ser que sí o puede ser que no. No podemos obviar el sesgo de nuestro cerebro. Es útil en muchas circunstancias pero nos engaña en otras.

¿Cómo evitar este sesgo?

Hacernos un resumen y hacer preguntas.
Datos contrastados.
No juzgar lo que no sabemos. Sherlock Holmes no lo hacía.

Preguntarnos: ¿Cuánto nos afecta? ¿Reconocemos que nos afecta?
¿Seremos capaces de luchar contra el?

ENLACES DE INTERÉS:

El sesgo de género en la ciencia

Principales sesgos de nuestro cerebro

Sesgos de memoria

FRASE ÉPICA:

Reflexión

Desintoxicarse de las noticias

Cuando hablamos de una intoxicación, normalmente nos referimos a una alimenticia. Sin embargo, las noticias también se pueden «consumir», y no siempre son nutritivas.

Un trozo de papel de una libreta
Reflexión

El papelito en el coche

Me contaba mi mujer el otro día, una anécdota curiosa que le había ocurrido mientras iba a casa de sus padres. En la zona hay

Sobre el autor

Picture of Jaír Amores
Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado; tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria, España. ¡Sí! ¡El paraíso! Desde muy chico, ya me atraía la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, automatizando tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor. Me sigue pasando, por cierto. Estoy convencido de que la efectividad y la productividad personal son fundamentales, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida. Porque, ¿de qué serviría mejorar si no nos hace más felices?