Reseña del libro “Antifrágil”, de Nassim Nicholas Taleb

¿Es un libro de psicología? ¿De autoayuda? ¿De economía tal vez? ¿De probabilística? Bueno, lo cierto es que es un libro que no deja indiferente a nadie. Algunos críticos piensan que es un libro indescifrable, que trata tantos temas que no se puede resumir. A mí, personalmente, me ha encantado. Ha sido un libro que he disfrutado de principio a fin, y que me ha dejado muchísimas enseñanzas prácticas. Así que, ¡vamos a ello! Intentemos reseñar esta joya.

Aspecto y contenido del libro

El libro “Antifrágil” es, en realidad, un conjunto de 7 libros con un extenso apéndice, glosario, bibliografía y notas adicionales. También incluye un índice analítico y de nombres. Por otro lado, el libro es, a su vez parte de un ensayo filosófico de 5 libros sobre la incertidumbre. Si seguimos el orden lógico, Antifrágil sería el cuarto de la serie.

Es un libro extenso, muy extenso, cuyo objetivo es explicar cómo una situación de estrés te puede ayudar a crecer. En cierto modo, el libro es una respuesta al problema tratado en su otra obra, “Cisne negro”.

La traducción al español está bastante lograda, y a pesar del carácter técnico de algunas secciones, se deja entender bastante bien. Además, el escritor se esfuerza por dejar claro su punto de vista gracias a ilustraciones, cuentos, etimologías, expresiones en distintos idiomas, estadísticas, gráficos, resúmenes. Vamos, que no le falta de nada.

Además, mezcla todo con una ironía brutal. De hecho, a lo largo de las páginas del libro va haciendo amigos (es una ironía) con todo tipo de profesiones. Desde banqueros a analistas, pasando por políticos, médicos, y todo el que se le ocurra que encaje en la definición de “frágil”.

Ideas y citas clave

El libro es tan extenso y tiene tantas porciones destacables que es difícil de resumir sin sentir que te dejas mucho atrás. De hecho, he publicado ya varios episodios del podcast extendiéndome en ideas que he sacado del libro. Aquí tienes un listado por si te llama la curiosidad:

Si pudiésemos resumir de forma muy muy concisa el libro, creo que me inclinaría por esto:

  • Antifragilidad es ser capaces de afrontar cualquier problema inesperado de tal forma que, en el peor de los casos, el daño sea mínimo, y en el mejor, el beneficio sea altísimo, al mismo tiempo que, independientemente del tipo de estresor, salgamos reforzados para cualquier próximo evento desconocido.

Hay una cita del libro que destaca la característica principal de la antifragilidad:

La antifragilidad es más que resiliencia o robustez. Lo resiliente aguanta los choques y sigue igual; lo antifrágil mejora.

La antifragilidad es un término poco conocido, ya no solo por el vocablo en sí, sino por su definición y aplicación. Curiosamente, el corrector me lo sigue poniendo subrayado en rojo.

De hecho, según el propio autor, hasta cierto punto, quienes más nos intentan ayudar son los que más nos terminan perjudicando. Es decir, visto al contrario, las pruebas y los problemas son los que nos permiten crecer.

Una característica interesante del libro es el esquema de “tríada”. Es una tabla con 3 columnas donde se puede ver las diferencias entre fragilidad, robustez y antifragilidad.

En el libro se aplica la idea de antifragilidad a personas, pero sobre todo, a sistemas complejos, como el gobierno de un país, el conjunto de las aerolíneas, el sistema bancario, o los restaurantes de una zona turística.

En todo momento se defiende que la volatilidad no es un problema, sino parte de lo natural. Precisamente por ello, no debemos intentar sistematizarla ni mejorarla.

Una de las leyes de la vida es que no hay estabilidad sin volatilidad

Otro término interesante es el de iatrogenia, que literalmente significa “daño causado por el sanador”. Lo que el libro explica es que muchos de los problemas de la humanidad sencillamente deben proseguir su curso natural, y que el intento de modificarlo es bastante más perjudicial que el problema en sí.

Asociado al intervencionismo hay un elemento de engaño que se acelera en una sociedad profesionalizada. Es mucho más fácil vender “Mira lo que he hecho por ti” que “Mira lo que te he ahorrado”.

He buscado en la historia héroes que lo hayan sido por lo que no han hecho, pero es difícil observar la no-acción

Así, la idea no es controlar lo incontrolable, sino procurar “cosas que no se rompan”, o que incluso mejoren si se someten a presión.

Una conclusión práctica de esto es que no podemos predecir en general, pero sí podemos afirmar que todo aquel que intente predecir tendrá más problemas.

El libro también da otro regalo práctico: la estrategia de la haltera. Bien llevada, esta forma de actuar permite mitigar los errores y aprovecharse de los aciertos de una forma brutal.

Otra enseñanza del libro que me encantó es el hecho de que hay muchos expertos que hablan abiertamente de sus opiniones, pero que no sufren consecuencias por ellas, porque ni ellos mismos las llevan a cabo.

Un hombre es honorable en función de los riesgos personales que asume por su opinión.

En el libro se critica abiertamente a todo tipo de expertos, a los que se llama fragilistas, más preocupados por su posición que por el efecto que causan sus consejos.

Se explica el efecto “halo”, las ventajas de fiarse de los hechos y no de los estudios científicos. La mayoría de ellos, según el autor, se limitan a explicar lo sucedido, pero raras veces aciertan en lo que pasará y ni mucho menos en por qué pasará.

Al final nos hallamos ante una fe ciega en el poder de la ciencia organizada que ha sustituido a la fe ciega en la religión organizada.

Para entender el nivel intelectual del libro, me sirve una conversación imaginaria entre un personaje del libro y Sócrates. Con tan solo 5 preguntas, el personaje del libro (que nos acompaña hasta el final, con sorpresa incluida) desmantela el pensamiento socrático.

En la parte final se habla de la gran ventaja de lo sustractivo (o la vía negativa) para decidir si un nuevo tratamiento de moda, una dieta, o una fórmula política tendrán o no éxito. Una razón que se expone es que, aunque tenemos más datos que antes, estamos más perdidos que nunca.

Aunque el libro lanza todo tipo de opiniones sobre salud, emprendimiento, finanzas, ciencia y mucho más, no hay que equivocarse. Taleb no es un simple pensador loco exponiendo ideas a su antojo. Es un erudito en la materia. Los apéndices contienen fórmulas matemáticas que demuestran sus teorías de forma contundente.

Conclusiones finales

El libro “Antifrágil” es una lectura indispensable si quieres entender el mundo que nos rodea y estar preparado para sobrellevar los problemas. No podría catalogarlo como de autoayuda, pero en el fondo, creo que es lo que puede conseguir si te lo tomas en serio.

¡Ojo! No es un libro para “ofendiditos”. En vista de que reparte tortas a diestro y siniestro, es muy posible que pertenezcas a alguno de los grupos atacados. Lee con mente abierta, y traga ego, porque merece la pena.

Por supuesto, lo recomiendo totalmente. Aunque por momentos pueda ser algo complejo, el esfuerzo intelectual merece la pena. Eso sí, creo que sería conveniente leer al menos “Cisne negro” para tener una idea más completa.

Creo que, paradójicamente, la propia lectura de “Antifrágil” te hará algo más “antifrágil”.

*Por si te interesa el libro, aquí lo tienes en Amazon: https://amzn.to/3NbhDID

¡Suscríbete al podcast!