No sé si reír o llorar

Tabla de contenidos

No sé si tú también. Yo he dicho esta expresión muchas veces. Te cuentan algo que te enfada, te frustra, así que dices: «La verdad, no sé si reír o llorar».

Y la pregunta es, ¿sirve de algo una u otra cosa? ¿cambiará la situación el que te rías o el que llores? Al final son expresiones externas de emociones intensas. Así que, haz lo que quieras. ¿Tienes ganas de reír? Hazlo. ¿Te dan ganas de llorar? Llora.

Probablemente todo se quede en una expresión. No conozco a nadie que después de decir eso de «no sé si reír o llorar», medite unos segundos, decida y se ponga a llorar o a reír literalmente. Bueno… los bebés sí hacen eso, lo que no avisan antes. Seguramente has visto a algún bebé muerto de sueño, que de pronto se ríe, como de pronto llora.

Séneca, en su libro «Sobre la tranquilidad del espíritu» (15.2), dejó escrito: «[Heráclito] cada vez que se presentaba en público, lloraba, [Demócrito] reía; a éste todo lo que hacemos le parecía una desgracia, a aquél una estupidez.»

A los estóicos les parecía indiferente si alguien lloraba o reía, pues eso no cambiaba mucho lo que ocurría.

Sí, por supuesto, llorar o reír, sobre todo cuando estas acciones no encajan en la lógica de una conversación, puede provocar reacciones, pero poco influirá en el hecho que provocó la risa o el llanto.

Así que la cuestión no es desahogarte, sino qué vas a hacer para cambiar eso.

Elefante y jinete
Psicología

Jinete y elefante

Se podría comparar nuestra mente de mil maneras distintas, y aún así, seguiríamos sin entenderla del todo.  Una de esas ilustraciones que escuché hace un

Cuadrante del saber (del conocimiento)
Aprendizaje

El cuadrante del saber

¿Sabes lo que sabes? Y… ¿sabes lo que no sabes? ¿qué hay de lo que no sabes que sabes? O incluso… ¿no sabes lo que

Sobre el autor

Jaír Amores
Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado; tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria, España. ¡Sí! ¡El paraíso! Desde muy chico, ya me atraía la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, automatizando tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor. Me sigue pasando, por cierto. Estoy convencido de que la efectividad y la productividad personal son fundamentales, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida. Porque, ¿de qué serviría mejorar si no nos hace más felices?