La lista definitiva de los mejores chistes cortos de todo internet

Una de las claves de la efectividad es conseguir objetivos con eficiencia. Y para ser eficientes, es necesario ser breves. ¿Pudiera ser un objetivo hacer reír? ¡Claro que sí! Y qué mejor manera de hacerlo, que con los mejores chistes cortos de todo internet.

Por qué un recopilatorio de chistes cortos

Quizá te estés preguntando qué hace un recopilatorio de chistes cortos en una web donde hablamos sobre efectividad. Pues bien, ¡déjame que te lo explique!

Primero, la premisa de EfectiVida es ser efectivos, al 100%, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida. Y, sin ninguna duda, la risa, el buen humor, hacer sonreír a los demás, son cosas importantes.

¿Sabías que, según muchos estudios, la risa es beneficiosa para el organismo? Por ejemplo, en uno explican 6 beneficios de reír que alargarán tu vida. Yo no soy muy crédulo ante los “estudios”, pero creo que el sentido común nos dice que reír es bueno.

Sin embargo, vivimos en un sistema que parece contrario a disfrutar de la vida. Por eso, muchas veces, necesitamos estímulos para reír. Y un chiste corto es fabuloso para conseguirlo. Y si además es un chiste inteligente, que te haga pensar, mejor todavía.

Otras excusas “de risa”

Monos riéndose de chistes cortos

Por supuesto, tengo más razones para publicar este artículo. Otra es compartir lo que aprendo. Durante un tiempo, he estado recopilando estos chistes, seleccionando los que creo que son los mejores (los que más gracia me han hecho a mí). Así que… ¿Por qué no hacer público este recopilatorio y compartir un poco de humor?

Además, ya que tengo la lista de chistes guardada en un documento, ¿por qué no, mejor, publicarlos en mi web, dejándolos accesibles para cuando los necesite, desde cualquier dispositivo, en cualquier parte del mundo? ¿Por qué no, además, tener una lista actualizable en la que ir añadiendo chistes cortos, dejando que otros puedan participar y sugerir más chistes?

Una vez más, como puedes ver, la efectividad trasciende al traje y corbata, y se va de fiesta con nosotros.

Bueno, menos cháchara… ¡vamos allá! ¡Disfruta de este recopilatorio de los mejores chistes cortos de todo internet!

Los mejores chistes cortos de todo internet

– Oye, ¿qué hacemos? ¿Vamos a cazar o esperamos por los demás?
+ Cacemos
– No sé. Por eso te pregunto.

– Oye, ¿me haces una foto con tu móvil?
+ No tengo memoria
– Pues borra algunas fotos
+ ¿Para qué?
– Para hacerme la foto
+ ¿Qué foto?

– Doctor, ¿hay algún remedio para adelgazar?
+ Ayuno
– Pues dígame cuál es.

– Estoy llevando a mi hijo a clases de artes marciales
+ ¿A Judo?
– Ah, pues vale, gracias. Llévame esas bolsitas…

– ¿A qué te dedicas?
+ Pues soy topógrafo
– Ahhh. ¿Y no le haces fotos a otros animales?

– Paco, ¿por qué has traído el perro a la discoteca?
* Es mi perro guía
– Pero si tú no estás ciego
* Tú dame tiempo

– Camarero, ¿sabe cuántas veces le he pedido que me cobre?
+ Lo siento, he perdido la cuenta

¡A Pilar los barriles!
(Y Pilar murió aplastada)

Niños, no juguéis con el fuego.
(Y el fuego se quedó sin amigos)

– Buenas, ¿tienen pastillas para la flojera?
+ Sí
– ¿Me la puede poner en la boca por favor?

– ¿Es usted el jardinero?
+ Sí
– ¿Y cuándo piensan arreglar los árboles del jardín?
+ Cuando podamos

– Uff tía! He conocido a un chico súper guapo.
+ Ah sí? Y a qué se dedica?
– Es estomatólogo.
+ Ah pues debe saber un montón sobre tomates.
– Sí, tía.

– Ernesto, ¿tu sueldo es en bruto?
+ No, es en neto.
– Enneto, ¿tu sueldo es en bruto?

– Pepe, te ha llamado el médico. Tienes cita en media hora.
+ Qué médico?
– El oculista
+ Ah vale, el «de ver» me llama
– Si es que eres tonto, Pepe

– Cuando un elemento no deja ver la luz, ¿cómo se dice?
+ Pues se puede decir velado, mate, oscuro, opaco…
– Pondré Paco, que es más fácil.

– Paco, amigo, ¿qué te pasa?
+ Estoy preocupado, mi hijo me ha dicho que de mayor quiere ser paracaidista.
– ¿El que siempre se deja la mochila en el colegio?
+ Sí, ese.

– ¿En qué trabajas?
+ Pelando papas
– Ah, eres cocinero.
+ No, soy peluquero en el vaticano

– No sé si algún día podré conquistarte.
+ ¿Tienes vacas y ovejas?
– Sí
+ Entonces ya tienes mucho ganado.

– ¿Sí, dígame?
+ Hola, soy abogado y le llamo por lo del ERE.
– ¿Qué ere?
+ Abogado, ya se lo he dicho.

– Papá, ¿cuántas anclas tiene un barco?
+ Pues 11, hijo.
– ¿Seguro?
+ Claro, siempre dicen «eleven anclas».
– Gracias crack
+ ¡De nada campeón!

– Qué rica está la comida, mamá, jajaja
– Sí jajaja debe ser por el orégano, jajaja
– ¿Orégano? Jajaja ¿De dónde lo sacaste? Jajaja
– De un cajón de tu cuarto, jajaja.
– Jajajaja
– Jajajaja

– Veo en su currículum que su anterior empleo fue recolector de caracoles
– Sí
– Aha. ¿Y por qué le despidieron?
– Se me escapaban.
– Ehhh… ya le llamaremos.

– ¿Cómo se llama?
– Paco
– Bienvenido, Paco. ¿De dónde viene?
– De Francisco.

+ Papá, ¿qué es el porvenir?
* Pues es lo que pone en las servilletas de los bares debajo del «Gracias».

: ¿Gentilicio de Jaén?
; Jienense
: ¿Cuenca?
; Conquense
: Perfecto
; Perfectense
: Vale
; Valense
: ¡PARE!
; Parense
: Ya le llamaremos…

– Como experto geólogo, ¿diría usted que todos los acantilados son peligrosos?
+ Bueno, no hay que precipitarse.

Si trabajas poniendo alquitrán en la carretera y un día no vas… ¿has faltado?

EI PESIMISTA ve un túnel oscuro
EI OPTIMISTA ve luz al final del túnel
EI REALISTA ve el tren que se acerca
EI MAQUINISTA ve tres idiotas caminando sobre las vías

– Oye, ¿tu cuñado a qué se dedica?
+ Es quiosquero
– Nosotros también te queremos mucho, ¿pero tu cuñado a qué se dedica?

– Papá, ¿qué es postparto?
+ Pues mira hijo, imagina que me quedo sin jamón. Pos parto chorizo, y con eso merendamos.

– ¿A qué te dedicas?
+ Pues soy modelo de gimnasios
– Pero si estás muy gordo.
+ Ya, es que soy el “antes”.

– Por lo visto mi novia me ha dejado por tacaño.
+ ¿Pero tú has hablado con ella?
– De momento no. Le he echo una llamada perdida, pero no me la ha devuelto.

– Siempre he sido un apasionado de la cultura griega, por eso decidí poneros nombres griegos.
+ ¿Pero seguro que fui un hijo deseado?
– Claro que sí, Storvas.
+ ¿Y mi hermano Tsovras?
– También.

– ¿Y tú qué haces?
+ Soy deportista de alto rendimiento.
– ¿En serio?
+ Sí, me rindo fácilmente

– Doctor, ¿Podré tocar la guitarra después de la operación?
— Por supuesto que sí
– ¡Qué bueno! Siempre quise aprender a tocar la guitarra

– Hoy he quedado para comer y me han dado plantón.
— Anda, igual que a las ballenas.

– ¿Este? Caballo
— Ok, ¿y este? Caballa
– Vale, ¿y este otro? Cobaya
— A ver, Adán… ¡¡si vas a estar en este plan, pongo los nombres yo!!

Hombre deja a su mujer culturista por una mujer de Zaragoza. Se podría decir que… más vale maña que fuerza.

– Credifacil, dígame.
— Quiero un préstamo de 6000 €
– Necesito 2 avales.
— Ah, vale. Ah, vale.
– Concedido.

– Platón, ¿como consiguió Sócrates adelgazar?
– Yo sólo sé que no cenaba

– Dice usted que sabe latín.
+ Exactum
– ¿No tiene ni idea verdad?
+ Correctum
– ¡Váyase de aquí!
+ Perfectum

– Hola, soy de Seur, he llamado a la puerta pero no me ha contestado.
— ¡Claro! Es que las puertas no hablan.

– Hombre, Juan, cómo has cambiado.
— Yo no soy Juan.
– Más a mi favor.

– Dice usted que sabe de historia del arte
+ Soy un experto
– ¿Y qué opina del renacimiento?
+ Que es imposible, si te mueres, te mueres.

– De cada 30 alcohólicos, 10 hemos conseguido dejarlo.
— ¿Un tercio?
– ¡Venga!

– ¿Cuál es su destino?
— No está escrito aún. Lo voy forjando con ánimo y perseverancia.
– A ver… ¿quiere un billete de tren o no?

– ¿Cómo llevas tu adicción a los dulces?
— Bien, ya ni pienso en ellos, Nutella.
– Me llamo Natalia.
— Eso, eso.

– Me he comprado dos motos pequeñas.
— ¿Vespinos?
– A veces, cuando voy al campo.

– Mi hija tiene un gusano enorme en el estómago
— ¿La solitaria?
– No, la otra.

– ¿Qué carrera vas a estudiar, hijo?
— Pues quiero ser adivino.
– Ven un momentito hijo.
— No, que me vas a pegar.
– Oye, pues igual sirves para eso…

– Hola, buenas. ¿por cuánto vende el piso?
— Bueno, yo más bien alquilo.
– Ah… vale. ¿Y cuánto pesa?

Detienen a un ciego por ser sospechoso de un robo. Finalmente quedó absuelto, parece que no tuvo nada que ver.

Mujer denuncia a peluquería por pedir que le tiñesen de castaño y lo hicieron de negro. La cosa se pasó de castaño oscuro.

– Buenas, quería una mesa para comer.
— Como quiera, pero se va a hacer polvo la dentadura.

– Buenas mi sargento.. que… hemos decomisado 100 kg de cocaína.
+ ¡Como! ¿Que habéis decomisado 50kgs de cocaina?
– Sí mi sargento… 10kgs de cocaína.

– Ay Pepe… ¡Estás obsesionado con la comida!
— No sé a que te refieres croquetamente.

– Cariño, ya no me quieres. Estás obsesionado con el fútbol.
— ¡Pero cómo dices eso! Si ya llevamos 11 temporadas juntos.

– Oye Miguel. ¿Por qué estás hablando con esas zapatillas?
— Pues porque pone Converse

– Me da un café con leche corto.
— Se me ha roto la máquina, cambio.

– Buenos días, me gustaría alquilar «Batman Forever».
— Pues no es posible, tiene que devolverla tomorrow.

– ¡Camarero! Este filete tiene muchos nervios.
— Normal, es la primera vez que se lo comen.

– Buenos días, quería una camiseta de un personaje inspirador.
— Mmmm… ¿Ghandi?
– No. Mediani.

– Hola, ¿tienen libros para el cansancio?
— Sí, pero están agotados.

– Doctor, soy asmático, ¿es grave?
— No amigo, es esdrújula.

– Papá, dice mamá que estas obsesionado con el móvil.
— Cállate Alfonsiete.

Una familia se mudó a Hawai. Ahora a ver quién la «desaloha».

– ¿Sabes? Hoy me he comprado una paloma que cuesta diez mil euros.
— ¿Mensajera?
– No no, no te exagero

– Ha cometido usted un crimen matemático.
— Ah sí, ¿y por qué?
– Pues porque lo tenía todo calculado.
— Pues, lo asumo.
– Y yo lo arresto.

Madre preocupada: Hijo, ¿te drogas?
Hijo: Venga

– Oye, ¡qué buena eres sacando fotografías desde arriba!
— Sí. Es que tengo un «dron».

– Paco, me he divorciado y creo que el abogado de mi mujer es valenciano
— ¿Valenciano por qué?
– Porque los niños “paella”, la pensión “paella”, la casa “paella” y a mí me ha dejado el coche y falla…

– Buenas, ¿tiene pastillas para dejar de ser tan exagerado?
— Sí, ¿cuántas cajas quiere?
– Trescientas mil.

– Perdón, ¿eres rapero?
— No. Es que tengo una pierna más corta que la otra

– ¿Te cuento un chiste de música clásica?
— Vale…
– Todo lo que Shub-ert, Bach-a

Ironía es que llueva en la República «Checa».

– ¿Qué tenemos?
— Hombre. Raza Blanca. 54 años. Le dieron 12 puñaladas mientras leía un libro
– ¿Sabemos qué libro?
— Sí. Una enciclopedia
– ¡Hombre! ¡Eso lo explica todo!
— No entiendo…
– La enciclopedia… que te lo explica todo

– ¡Mira, un edificio de habitaciones empujando a otro!
— ¡Claro! Es que es un Apartahotel.

La policía me paró el coche y me dijo. “Papeles”. Yo le dije “Tijeras, gano yo”, y me fui. Creo que quiere una revancha, porque lleva 45 minutos persiguiéndome…

– Le he puesto aparato a mi hija.
— Pues parece nombre de chico.

– ¿De que murió?
— Le pegaron con una guitarra, un bajo y un violín
– Mmm… todo concuerda.

– Señor agente, le juro que murió de un golpe de calor…
— Vale señora, pero suelte la plancha lentamente y levante las manos.

– Papá, ¿qué es depilar?
— No sé, hace tiempo que no la veo.

– Y tú a qué te dedicas?
— Soy bromista
– ¿Te dedicas al humor?
— No, obtengo bromo elemental a partir de bromuro potásico.
– Ah, perdón
— Es broma

– Vente a cenar a mi casa.
— No puedo. Estoy con lumbalgia.
– No pasa nada. Dile que se venga también.

Explota una fábrica de pelucas en Estepona. La policía está… «peinando» la zona.

– Le traigo una carta.
— ¿Para mí?
– Sí, pero se la voy a dar al vecino. Un… giro postal.

Joven muere atropellado por un camión cuando iba de camino al cine. No vio… el trailer.

– ¡Soldado! Ayer no le vi en la prueba de camuflaje.
— Gracias mi sargento.

– Buen curriculum, señor Antonio, pero pone que no tiene teléfono.
— No.
– ¿Y cómo le llamamos?
— Antonio.

Hoy mi hijo de 8 años me ha dicho: «Papá, ¿tú oyes voces?». Y me he quedado atónito, porque yo no tengo hijos.

– Papá papá… en el cole me echan guacamole en la cabeza.
— Estate callado Nacho.

-Hola! Vengo por lo del anuncio del periódico del trabajo.
-¡Genial!
-Pues quería un café con leche, dos tostadas y un zumo.
-A ver señor… el anuncio decía que se busca alguien para «deshollinar»… «des-ho-lli-nar»

-Papá, ¿qué es viscoso?
–¿Te acuerdas de que ayer estuve batiendo huevos hasta que se quedaron líquidos?
-Sí.
–¿Y que le mezclé harina y estaba más denso?
-Sí.
–¿Y que le puse cacao y estaba más denso todavía?
-Sí.
–Pues era para hacer un viscoso. 
-MAMAAAAAAAAA
–De socolate.

-Oye, tu gato parece un perro
— ¡¡Es que es un perro!!
-Pues parece un gato.

– ¿Qué hace un pez mago?
— Nada por aquí, nada por allá

— Bienvenido a Telepizza, ¿qué quería?
– ¿Me pone una pizza con el antipático gordito?
— ¿Eh?
– Uy, perdón, con el borde relleno, jijiji.

– Albino se perdió en el monte. Para encontrarlo, su padre disparó 2 veces al aire. Y claro, al PAM PAM, Albino vino. Y tengo peores.

— Papá, ¿qué es el sarcasmo?
– Cuando seas mayor lo entenderás, Bienvenido.

– Nunca había visto un accidente de tráfico tan bestia en 30 años que llevo conduciendo 
— Es un desguace 
– ¡Aaaah!

– Papá, la lavadora se ha calcificado.
— ¡¿pa la final?!

– ¿Te gusta la música clásica?
— Me encanta.
– ¿De Verdi?
— ¡Te lo juri!

– Oiga, ¿el otorrino va por número?
— Van nombrando.
– Qué gran actor, pero no me cambie de tema.

– Qué gordas y feas son tus hijas
— ¡¡¿Cómo osas?!!
– Exacto

– Tengo unos informes que dicen que puede volver un grupo terrorista de hace años.
— ¿Los GRAPO?
– No, déjalos así, ya lo hará la secretaria.

– Mi sargento, ya están colocados los pivotes para el control.
— Conos
– Mo sorgonto, yo ostón colocodos los povotos poro ol control.

– Mi papá hizo la escuela primaria y la secundaria.
— ¿Y la universidad?
– No, ahí contrataron a otro albañil…

– Mi mujer quiso salir a la cubierta del yate y se golpeó con la ventana.
— Escotilla.
– Muchísimo y además torpísima.

– ¿Crees que los monjes son felices?
— Abadías que si y abadías que no.

Era fría como el hielo y se lo ice-berg.

– Encargado ¿Por qué solo trabaja la mitad de los obreros?
— Porque son de Padrón. 
– ¿Y qué pasa?
— Que unos pican y otros no.

-El coche me hace ruido al frenar.
— Eso son las pastillas.
-¿Se han gastado?
— No, que te has olvidado tomártelas; tú no tienes coche.

– Te dejo por infantil.
— Eso lo dices porque te gano a las canicas.

Hijo… Jamás permitas que nadie te diga que eres un inútil… Ya te darás cuenta tú sólito.

– Paqui, se ha roto un vaso en la cocina.
— Voy con la escoba.
– No es tan urgente, ven andando.

– ¿Sabias que el número 1 es el más estupido?
+ ¿Ah si? ¿Y por qué?
– Porque uno nunca sabe.

– ¿Sabes? Me vi en la gasolinera con Sharon.
— ¿Qué Sharon?
– Gasolina

– El tigre comió jabón.
— ¿Y?
– Y ahora es puma.

– Mi novia dice que está embarazada de mi, pero no es verdad.
— ¿No? ¿Y cómo estás tan seguro?
– Porque yo ya nací.

Dónde encontrar más chistes cortos

Como decía al principio, uno de los propósitos de este artículo es crear un listado de chistes que se pueda ir actualizando. De esta manera tendremos un buen repertorio de chistes para contar en una fiesta con los amigos, o en cualquier otra ocasión que nos venga bien.

¿De dónde he sacado estos chistes? Algunos me los han contado otras personas. Otros chistes los he encontrado en cuentas de Twitter o haciendo alguna búsqueda en Google. Todo chiste bueno que caía en mis manos, lo pasaba a una nota de Google Keep, que es la app que uso para capturar y archivar cosas que no requieren de un documento tipo word o excel (ya sabes, siguiendo el método C.A.R.).

Una característica de este listado de chistes cortos es que no se usa lenguaje soez ni palabrotas. Y es que el buen humor no está reñido con la educación.

Sea como sea, tú también te puedes hacer tu propia lista de chistes cortos, según tus gustos. ¡Anímate!

La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano.

Victor Hugo

Me despido con una buena sonrisa. ¡Pásalo bien! (Y ríete mucho)