¿Ha sido el 2021 un año “efectivo”?

El día en que se publica este artículo dirá hasta nunca al 2021. La pregunta es si lo dirá con pena o con rabia. ¿Qué piensas tú? ¿Ha sido el 2021 un año efectivo?

Probablemente pienses: “Depende de para quién”. Pero no me he sentado a escribir para dar respuestas estándar. Claro que para algunos habrá sido un mejor o peor año. Pero lo que queremos ver es el global.

Ok, vale. Pero en realidad, depende de qué consideres efectivo, ¿no? Cierto. Así que empecemos por ahí.

Efectividad es la mezcla ideal entre eficiencia (gastar pocos recursos) y eficacia (conseguir objetivos). Así que el 2021 sería un año efectivo si se hubieran conseguido los objetivos deseados sin gastar muchos recursos.

Muy bien, ya estamos subidos en el tren. Solo falta saber qué objetivos. Y lo cierto es que esta es la parte más sencilla de la ecuación. En general, la meta final es ser un poco mejor que antes. Pero la dichosa pandemia lo ha cambiado todo. Si el 2020 fue un tortazo en toda la cara, en el 2021 ya no nos dolía tanto. La gente se iba acostumbrando y parecía que íbamos a salir de esta.

Así que creo que un objetivo general para el 2021 era salir del bache, a ser posible, reforzados y habiendo aprendido alguna lección.

Algunas personas incluso creían que el mundo no solo iba a conseguir manejar la situación, sino que habría un salto tecnológico y en términos de eficiencia, sobre todo en lo relacionado con el medioambiente. Un confinamiento global no sucede todos los días.

Ya tenemos casi toda la fórmula. ¿Objetivo? Decir adiós a la pandemia habiendo aprendido algo en el camino.

Oye, ¿y qué pasa con el gasto de recursos? Bueno, aquí viene la parte dolorosa. Personal sanitario, fuerzas de seguridad de los diferentes estados, científicos… todos han hecho un esfuerzo enorme. Las empresas y los empleados han cedido poder adquisitivo, y la sensación ahora es de que hay que trabajar más para lograr lo mismo. Y no podemos olvidarnos de las muchas personas que se quedaron en el camino. Todo esto es un coste. Un enorme coste.

Resumimos hasta aquí.

  • Objetivo: salir de la crisis sanitaria mundial llevándonos algunos aprendizajes.
  • Coste: que no haya habido demasiadas pérdidas.

Ahora que tenemos algunas cosas claras, repetimos la pregunta. ¿Ha sido el 2021 un año efectivo?

Ha habido cosas buenas, sin duda. Pero mucho me temo que el objetivo no se ha cumplido. Despedimos el año con muchas restricciones en la mayoría de países. El virus sigue mutando, y desde que se relajan las medidas, la incidencia sube. Además, no parece que hayamos aprendido gran cosa. Desde que el virus da una tregua, la mayoría de las personas vuelven a lo mismo que se hizo siempre. Se recupera la actividad, y con ella la contaminación, los abusos, el estrés, el presencialismo, el mal uso de la comunicación… y podría poner muchas cosas más aquí. Salvo excepciones, creo que no hemos aprendido mucho.

¿Y qué decir del costo? Lo evidente son las vidas, la pérdida material. Lo que no se percibe a simple vista es el cambio en las relaciones personales, la falta de interés, el egoísmo reinante, el primero yo, y después ya veremos. La confianza en la ciencia, la religión y la política se tambalea. Cualquier medida es criticada, y la desinformación está más contenta que nunca.

Si has soportado hasta aquí, gracias. Y enhorabuena. Sabes escuchar. Quizá hayas estado moviendo la cabeza de norte a sur, o de este a oeste. La verdad es que, por más que pensemos distinto, ninguno tenemos el poder de cambiar la situación. Pero aquí viene la vuelta de tuerca. El que un año sea o no efectivo, no implica que TU año haya sido igual.

El hecho de que a modo global no haya sido un año efectivo, te da cierta ventaja. A poco que hayas hecho las cosas bien, estarás mejor que la mayoría. Aún en el peor de los casos, hacer una reflexión en este punto te permitirá tomar nota y mejorar.

Así que… y para ti, ¿ha sido un año efectivo?

  • En caso de que no, ¿qué puedes hacer por mejorar el próximo año?
  • En caso de que sí, ¿sabrías identificar cómo lo has logrado? ¿podrías replicar tu técnica el próximo año? ¿podrías ayudar a otras personas a tener un mejor año?

Bien, continuamos en el 2022.

¡Suscríbete al podcast!