7 formas distintas de capturar información

Una idea no vale nada si no se retiene. Por eso, el proceso de «capturar» es esencial, ya no solo como parte de un método de organización personal, sino en general, para guardar la información que nos llega de alguna manera.

Nuestra mente recibe miles de impactos en forma de información, muchos de ellos, publicitarios. Si se dedicase a retener a largo plazo (más de unos segundos), todos esos datos, colapsaría rápidamente. Por eso, en la época actual, es necesario contar con herramientas externas. Como dice mi suegro: «más vale lápiz chico que memoria larga».

7 formas diferentes de capturar información

Seguro que ya conoces la captura por excelencia: papel y lápiz. Y es posible que te suene la alternativa cutre: escribir directamente en la mano.

Pero, ¿y si estás conduciendo? ¿Y si lo que quieres capturar es una imagen o una url? ¿y qué pasa si estás en la ducha? Aquí te presento 7 recursos diferentes para capturar:

  1. Google Keep. Hay un montón de aplicaciones de notas. Algunos muy avanzados, como Evernote. Casi todos los teléfonos inteligentes cuentan con su propia aplicación de notas. Yo te recomiendo Google Keep por su simplicidad, por ser multiplataforma y por la sincronización. Es capaz de capturar imágenes, dibujos, notas de audio, urls… y por supuesto, texto. Puedes añadir un acceso rápido en la pantalla de inicio de tu tlf. para ir todavía más rápido.
  2. Una grabadora de voz. Típico de periodistas o de investigadores, la grabadora de voz puede ser un recurso muy útil. La ventaja sobre Keep es que, si nos gusta que la nota se quede registrada como un audio, este sistema es todavía más rápido. Con apretar un botón empieza a grabar.
  3. Una libreta impermeable. Para los que reciben la inspiración en la ducha, les vendrá bien saber que no son los únicos. Puedes encontrar libretas que permiten escribir aún debajo del agua. También sirven para dejar recados al siguiente en ducharse, pero ese es otro tema.
  4. Redirigiendo los mensajes a una sola bandeja de entrada. Uno de los problemas al analizar las capturas propias y ajenas es la cantidad de bandejas de entrada que hay que mirar. Muchos tenemos varias cuentas de correo electrónico, varias aplicaciones de mensajería instantánea, además de otras aplicaciones. Pues bien, puedes programar automatizadores como IFTT o Zapier para redirigir los mensajes de estas cuentas a uno solo. Así, cuando quieras capturar algo, puedes mandarte un correo a ti mismo. Después, la rutina que hayas programado se encargará de que todo vaya a un único lugar.
  5. Con el asistente de voz. Una situación en la que suele haber dificultades para capturar es cuando vamos conduciendo. Si tengo a mi mujer al lado, puedo pedirle que me mande un whatsapp. Pero cuando voy solo, recurro al asistente. Lo invoco, y le digo: «Toma una nota». Él me pregunta: «Está bien. ¿Qué pongo en la nota?». Y a continuación, le dicto la nota. También puedes pedir al asistente que mande un correo o un Whatsapp, pero me parece que la mejor opción es poner Keep como aplicación de notas predeterminada en el asistente.
  6. Usar un canal de Telegram privado. Telegram es mucho más que una aplicación de mensajería. Dos características muy valoradas son su capacidad casi ilimitada, y que guarda todo en la nube, siempre disponible. Así, puedes crear un canal privado, solo para ti, y capturar todo lo que te apetezca ahí.
  7. Usar un canal de Whatsapp privado. Si ya tienes Whatsapp y no quieres instalar Telegram, otra opción es crear un canal allí. En realidad, Whatsapp no tiene la función de canal, pero hay un truco. Puedes crear un grupo con alguien de confianza (tu pareja o un amigo o amiga) y después echarle del grupo. Así te quedarás con un grupo donde estás tú solo y podrás mandar mensajes allí como si fuera un canal privado.

Resumiendo

Capturar información debe ser un proceso rápido, intuitivo y simple. En un momento posterior podremos analizar qué es esa información y cómo la usaremos. Mientras tanto, tener la tranquilidad de que no se nos escapa nada, nos permitirá liberar estrés y realizar las tareas cotidianas con enfoque. ¡A capturar!